De Thriller:

Animales fantásticos y donde encontrarlos: El tétrico MNHN de 1851

imagen imagen_portada.jpg

Francisco Garrido, Curador del Área de Antropología del MNHN, se sumerge en la historia y revive un período en que nuestra institución parecía más bien un freak show antes que un museo.

12/09/2017

Fuente: Museo Nacional de Historia Natural

Un cerdo con cinco patas, una oveja con dos cabezas, una gallina con tres patas, y malformaciones de seres humanos, eran algunos de los principales atractivos de nuestro museo hace 156 años. Cuando el científico polaco Ignacio Domeyko invitó al naturalista alemán Philippi a visitar el Museo Nacional en 1851, la impresión de este último no fue de lo más favorable.

En su primera visita, Philippi quedo en sus propias palabras “sorprendido por su pobreza”. Fuera de sus espacios de exhibición, el museo contaba apenas con una pequeña oficina para su director y el preparador taxidermista. Las salas estaban ocupadas por variados objetos que no tenían necesaria relación con la historia natural o la etnología, incluyendo estandartes españoles, animales con deformidades y cuadros al óleo. Uno de aquellos cuadros que horrorizó a Philippi, ocupaba la totalidad de uno de los muros del estrecho espacio del museo y era el retrato a cuerpo completo de su director Antonio de Gorbea, quien era profesor y decano de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile.

Aquella joven institución fundada en 1830 por Claudio Gay había experimentado un importante deterioro desde su partida a Francia en 1842. En el local que funcionaba en el segundo piso de la Biblioteca Nacional, en la esquina de las calles Catedral y Bandera, muchas colecciones se habían extraviado, otras estaban en mal estado y en general el museo se había transformado en un lugar de exhibición de curiosidades y fenómenos, más que en una institución de carácter científico. El museo casi no poseía colecciones de tipo zoológico, botánico ni mineralógico. Como describe Philippi en cuanto a las colecciones zoológicas: No había casi ningún cuadrúpedo chileno, pero unos pocos europeos; muy pocas aves chilenas, pero también unas cuantas europeas… “No existía ningún reptil ni pez chileno conservado en alcohol, ningún pez grande embalsamado, pero había un corto número de peces europeos conservados según el antiguo método de clavar la mitad de un pez llenada convenientemente con estopa contra una tablita, los que todavía se conservan”.

Las colecciones estaban en muy mal estado y daban un triste espectáculo: “En dos cajones con ancho marco dorado se veían insectos chilenos, casi todos comidos por la polilla”. En cuanto a plantas, el herbario chileno “era bastante modesto y en relación a los fósiles no había ninguna clasificación sistemática: Había muy pocos minerales y fósiles colocados libremente sobre tablitas delgadas, en las cuáles había un letrero que indicaba el nombre de ellos”. Finalmente, en cuanto a colecciones antropológicas, fuera de los pocos artefactos prehispánicos reunidos por Claudio Gay, el museo carecía casi completamente de aquellos.

Cuando Rodulfo Amando Philippi tomó la dirección del museo en 1853, comenzó poco a poco a deshacerse de todos aquellos animales fantásticos con apéndices extra y otros fenómenos, enviándolos a la escuela de medicina. Sin embargo, aún en 1854 en el presupuesto del museo figura la compra de una “monstruosidad de chancho, dos cuerpos con una cabeza”. De ahí en adelante Philippi tomó las riendas de la institución y sistematizó su misión, convirtiendo al museo en un gran referente científico para el país y la región. Como lo describe la guía al visitante de 1878, cuando llegó Philippi a hacerse cargo del museo “era entonces un caos de mil cosas diferentes amontonadas en una sala estrecha. Si bien el museo siguió posteriormente incorporando algunos elementos “curiosos” y exóticos en su exhibición, es innegable el nuevo enfoque naturalista y taxonómico dado por Philippi. Gracias a su constante esfuerzo y gestión el museo pudo subsistir y llegar a ser la gran institución que es hoy.

Referencias

Archivo Histórico de la Administración Museo Nacional de Historia Natural

Museo Nacional

1878      Guía del Museo Nacional de Chile, en Septiembre de 1878. Imprenta de los Avisos, Santiago.

Philippi, R. A.

1908      Historia del Museo Nacional de Chile. Boletín del Museo Nacional de Historia Natural, Chile 1: 4-30.

imagen imagen_01.jpg

Recursos adicionales

Materias: Antropología - Archivos
Palabras clave: 1851 - Francisco Garrido - Área de Antropología MNHN - MNHN